Un traje de novia color maiz, un referente en el S.XIX

Elizabeth Kissam (1844-1902), hija de un comerciante del centro de Nueva York, contrajo matrimonio con Henry De Bus natural de Ohio en pleno S.XIX. Su futuro suegro poseía negocios de fabricación de alambiques, cubas y cisternas de los que Henry se haría cargo al poco de volver de la guerra civil y casarse con Elizabeth.

En 1868 la empresa tomó el nombre “Debus Tub and Coopering Co”, con oficinas en la calle Elm en el centro de Cincinnati. Coopering era un negocio lucrativo, ya que en aquella época había más de 35 fábricas de cerveza solamente en el distrito Over- the-Rhine de Cincinnati, y la fábrica de Henry suministraba material prácticamente a todas ellas.

Elizabeth Kissam eligió un vestido para el día de su boda de aire vanguardista para la época.Una falda con un más que generoso vuelo y un dobladillo de más de 50 cm que la hacían caer con una elegancia especial. Con la invención de la crinolina en la década de 1850, las faldas ganaron muchísimo volumen y se hicieron cada vez más impactantes. Con la ventaja de ser muchísimo más ligeras y permitir a las mujeres moverse con muchísima más libertad que las antiguas y pesadas enaguas para dar volumen.

Elizabeth-Kissam-trajes-de-nova-vintage

La mayoría de los vestidos de su época se hicieron en dos piezas, el corpiño separado de la falda. En esta ocasión Elizabeth eligió un diseño en el que la falda iba unida a la blusa. Este tipo de diseños comenzaron a verse en las revistas de moda de 1859, pero fueron muy pocos modelos los que se debieron realizar ya que apenas han sobrevivido. Yo creo que debían ser mucho más incómodos y menos prácticos que los vestidos de dos piezas.

El color de este vestido de novia es bastante llamativo. En vez de blanco Kissam eligió un color oro rosado, en una seda de tafetán que cambiaba de color según la luz que recibía. Un color al que algunas revistas de moda de la época hacen referencia como color maíz.

La prenda está escasamente decorada con un estrecho encaje de bolillos hecho a mano y cosido justo dentro de la línea del cuello, y un detalle algo más ancho por debajo del busto y sobre los hombros. Un pequeño decorado realizado con dos hilos, uno en color dorado y el otro de un satén blanco,  embellecen el corpiño y las diminutas mangas abullonadas. Los botones están cubiertos con un delicado remate de ganchillo fino.

Un vestido con una  impresionante falda para una mujer con  apenas 50 cm de cintura, que se conserva en perfectas condiciones.

Bibliografia: Two Centuries of wedding gowns  Cynthia Amneús.

Mary Pickford una colección de joyas tan variada como hermosa

Durante toda su vida, Mary Pickford había adorado los objetos hermosos y su colección de joyas no era más que una gran representación de su estilo y de la belleza de la que siempre aspiró rodearse.

En junio de 1980 35 lotes de su más íntima colección de joyas salían a subasta en New York. No eran lotes de exagerado valor económico, más bien piezas con inscripciones muy personales, casi todas ellas importantes ejemplos de algunos de los diseñadores más reputados de la era de los años 20 a los 40, y algunos ejemplos de los 60.

mary-pickforg-grandes-coleciones-de-joyas-vintage-by-lopez-linares2

La colección de Mary era tan variada como hermosa. Incluía piezas muy delicadas. Podríamos destacar entre todas estas:

  • Un elegante “sautoir” (collar de más de 80 cms de largo) de alrededor de 1915. Joya diseñada en forma de dos largos hilos de 100 cms de perlas naturales rematados con dos borlas de perlas repletos de diamantes, una joya con la que apareció en numerosos ocasiones y que parece fue una de sus preferidas.
  • Un delicado broche de cristal tallado y diamantes en forma ovalada, una pieza del estilo de principios de los años 20.
  • De mediados de los años 20 era una pulsera de cuentas de zafiro, alternados con diamantes engastados.
  • Durante los años 30 se puso de moda llevar pulseras con amuletos colgados. Símbolos extremadamente personales que evocando algún momento especial. Mary, se unió a esta tendencia y tenía varios de ellos que montó en una pulsera de eslabones de oro blanco y amarillo. Representaban esquiadores y patinadores de hielo, deportes de moda en la época, así como un hombre, un farol y un teléfono. Estaban engastados con zafiros y diamantes y decorados con esmalte, tres de ellos, eran de
  • A finales de los 20 adquirió en Cartier una de sus polveras de oro decorada con flores y hojas de loto de esmalte negro. De la misma firma son un pequeño reloj colgante de oro que recibió a finales de los años 30, después de su boda con Buddy Rogers, y que portaba el anagrama MR y un par de horquillas de zafiros y diamantes de mediados de los 30, típicos del estilo art-decó.
  • De la firma Trabert & Hoeffer Inc destaca un juego de pulsera y pendientes engastados con cabujones de esmeraldas y diamantes.
  • A finales de los 30, Mary compró “The star of Bombay” (La estrella de Bombay), un anillo con un cabujón de zafiro con un peso de 60 quilates que estaba montado entre diamantes tallados en brillante y en baguette.
  • Pero sin duda una de las piezas más importantes de su colección sea  también de la firma Trabert & Hoeffer Inc una pulsera de diamantes con un diseño en forma de rayos de sol y un girasol. Esta joya apareció años más tarde en una subasta, pero con algunos diamantes reemplazados por esmeraldas.
  • Otra importante joyas era una impresionante pulsera de diamantes y zafiros, un cabujón de zafiro en el centro de unos 73 quilates. Solía llevarla con su anillo “Star of Bombay” o con otro anillo de zafiro de unos 25 quilates.

mary-pickforg-grandes-coleciones-de-joyas-vintage-by-lopez-linares4

Mary Fue una de las máximas figuras del cine mudo durante el período 1915-1925 llegando a ser la actriz más poderosa y mejor pagada en esa época. Entre el público estadounidense se la conoció como «pequeña Mary», «la chica del cabello dorado» y la primera «novia de América».

En 1914 ya ganaba más de 100.000 dólares anuales y era propietaria de una productora. Mary fue una mujer tremendamente ambiciosa.

Mary consciente de la caducidad de su carrera decidió retirarse relativamente joven, centrándose en la producción de películas.

mary-pickforg-grandes-coleciones-de-joyas-vintage-by-lopez-linares3

Adquirió joyas a lo largo de toda su vida y aunque no son piezas extraordinariamente valiosas si merecen una especial mención en nuestro blog.

Mary permaneció sus últimos años de vida casi enclaustrada en su mansión  de Beverly Hills Incluso llegó a pretender que se destruyeran todas sus películas. Sin embargo, tal destrucción no tuvo lugar y La Mary Pickford Foundation invirtió alrededor de 200,000 dólares en recuperar y restaurar negativos y efectuar copias de 29 largometrajes y 28 cortometrajes.

Gracias a ellos aún podemos seguir disfrutando de toda su filmografía.

Os dejo un video que he encontrado en Youtube donde podemos ver a una Mary ya muy anciana recogiendo en su casa  un Premio Óscar especial “por su contribución a la industria del cine”.

Espero que disfrutéis con su colección de joyas tanto como lo he hecho yo escribiendo sobre ella.

¡Nos vemos pronto!

Audrey Hepburn: Retratos de un icono

Estoy segura de que los que seguís con frecuencia nuestro blog vintage sabréis que Audrey Hepburn es una de nuestras musas más queridas. Entre nuestras joyas más admiradas por quienes os animáis a visitar nuestro espacio vintage en Madrid se encuentra la reproducción del collar de perlas que luciera esta actriz durante el rodaje de “Desayuno con diamantes”. Y no sólo es de nuestras piezas favoritas, sino que también parece ser la vuestra.

Es por esta razón que hoy nos hemos animado a escribir sobre esta preciosa exposición en Londres que mantendrá sus puertas abiertas hasta el 18 de octubre… ¡Aún estás a tiempo de organizar un viajecito de fin de semana a la isla de Shakespeare!

La National Portrait Gallery alberga en esta muestra más de 70 fotografías sobre la vida completa de Audrey, comenzando desde sus primeros años en un coro del teatro West End de Londres, hasta sus últimos días dedicados a la beneficiencia, inclyendo sus viajes a Sudán.

audrey-hepburn-vintage-by-lopez-linares4

Portadas de las revistas más glamurosas de los 50 y material cinematográfico que nunca llegó a salir a a luz son algunas de las sorpresas que nos depara esta exhibición, además de las imágenes que son inéditas, como por ejemplo las fotografías tomadas por algunos de los fotógrafos más aclamados del siglo XX, como Richard Avedon, Cecil Beaton, Terry O’Neill, Norman Parkinson o Irving Penn.

Especialmente curiosa nos ha parecido la iniciativa de The Gallery, que pone a disposición de los visitantes a su especialista Helen Trompeter, con quien puedes realizar un tour muy especial recorriendo toda la historia de Hepburn, a través de las imágenes y las explicaciones ofrecidas por esta experta en Twitter (visita desde aquí su perfil).

En agosto, la exposición ya consiguió el premio a la Exhibición del mes, un galardón otorgado por la prensa londinense.

La National Portrait Gallery fue fundada en 1856 con el objetivo de recoger y mostrar las colecciones más famosas de retratos de Británicos de reconocimiento mundial. La exhibición de Audrey Hepburn corresponde a su muestra privada y que estará expuesta sólo hasta el 18 de octubre, pero si te decides a visitar la isla y esta exposición, no dudes en ver también la colección permanente con más de 200.000 retratos desde el siglo XVI hasta nuestros días.

Para más información, visita la web del evento en la National Portrait Gallery.

Las joyas de Joan Crawford

La mayor parte de la colección de joyas de Joan Crawford fue subastada al poco de su fallecimiento. Aunque ya se había desprendido de gran parte de su colección antes de morir, Joan Crawford guardó hasta su muerte sus piezas más queridas, que no las de más valor. La mayoría de estas joyas eran de entre los años 30 y los 50, cuando el estilo era más atrevido, con grandes piedras y adornos muy exagerados.

joan-crawforg-grandes-colecciones-de-joyas--vintage-by-lopez-linares1

De entre todas sus piezas de su colección yo destacaría las siguientes:

  • Un magnifico aderezo de oro y citrino formado por collar, dos pulseras gemelas, pendientes y anillo. Corrió a cargo de Raymond C. Yard, uno de los joyeros más demandados de Estados Unidos en aquella época.
  • Este juego fue unos de los favoritos de Joan, un conjunto de aguamarina y diamantes firmado por la casa francesa Boucheron (Verger Freres) que la actriz adquiriría en 1935. El juego fue lucido por Joan tanto dentro como fuera de la pantalla durante este periodo en numerosas ocasiones, y es el sueño de cualquier coleccionista de joyas clásicas. Este adorno fue más tarde adquirido por Andy Warhol y se incluyó en la venta de su colección -“Collection of Jewelry and Watches” de 1988-. Hasta hace apenas unas semanas podría admirarse en el Museo Of Fine Arts de Boston, en una exposición llamada “Hollywood Glamour Fashion and Jewerly from Silver Screeen”

joan-crawforg-grandes-colecciones-de-joyas--vintage-by-lopez-linares2

  • Joan recibió numerosas joyas de todos sus maridos, pero quizás el que más piezas le regalaría sería Alfred Steel, Presidente de Pepsi Cola, y una de las piezas más curiosas que recibiera de sus manos fue un pequeño broche de oro con rubíes y diamantes con forma de botella de Pepsi-Cola, que la actriz recibiría como regalo de boda. La pieza alcanzaría años más tarde un precio de 5.000 dólares en la subasta de las joyas de la diva. Otra de las joyas más espectaculares que recibiría de él fue un reloj de pulsera de platino y diamantes. Esta joya fue creada por el joyero Ruser. El reloj tenía una pequeña esfera circular, apoyada de racimos de variadas flores de diamantes en un brazalete de piedras similares. Un diseño atrevido y espectacular del que no he logrado encontrar ninguna fotografía decente. La joya tenía una pequeña inscripción que decía “To my love, Xmas 1958, Alfred”.
  • Impresiónate es también el juego de broches que Joan Crawford adquirió al famoso diseñador Fulco di Verdura. Joan Crawford los llevaría sujetos a la solapa de sus vestidos con un deslumbrante efecto. Unos años más tarde adquirió un collar de diamantes en baguette, pero como a veces no se veía lo bastante extravagante, solía colocar estos broches de Flato u otro gran pasador de diamantes para crear un conjunto aún más cegador.

joan-crawforg-grandes-colecciones-de-joyas--vintage-by-lopez-linares3

  • Datado a finales de los 50 había unos espectaculares pendientes de diamantes en la colección Crawford. Estaban diseñados en forma de racimo en baguette, con diamantes en corte de brillante y corte de marquesa, sujetando cada uno una gota o borla desmontable de diamantes en baguette.
  • Joan Crawford estaba tan enamorada de los zafiros que era conocida coloquialmente como “Joan Blue”. Una de sus piezas favoritas era un juego de brazaletes, con tres zafiros estrella de entre 70 y 60 quilates. También tenía un anillo de compromiso de un zafiro estrella de 70 quilates, que le regalo su segundo esposo, y un soberbio zafiro corte esmeralda de 72 quilates.

Su carisma, sus felinos ojos y su capacidad para bordar los papeles dramáticos, hicieron de ella una de las más grandes estrellas de Hollywood. Joan Crawford se gana por méritos propios entrar a formar parte de nuestra particular selección de grandes coleccionistas de joyas.

Imágenes y Bibliografía

Legendaryjoancrawford.com

Jewelsdujour.com

Susanjanejewels.com

Mfa.org

Alta-joyeria.blogspot.com.es

Collectingfinejewels.com

Los 25 iconos del cine en blanco y negro

Cerramos el año felices por el gran apoyo que hemos recibido de todos vosotros. El hecho de rodearnos de tanta gente amante del arte y la historia, de dentro y fuera de nuestras fronteras, nos llena de satisfacción y nos hace seguir trabajando cada día con ilusión para no defraudaros a ninguno.

Queríamos haceros un regalo de Navidad y, al final, después de darle muchas, vueltas nos hemos decidido por crear en exclusiva para todos vosotros un e-book con nuestras 25 obras maestras del cine en blanco y negro, esas que no nos cansamos de ver y que nos siguen cautivando

Son “Los 25 iconos del cine en blanco y negro”. Nos encantará que te sumes a nosotros en este increíble recorrido por todo lo mejor del cine clásico.

Para recibir nuestro regalo solamente es necesario que te subscribas a nuestro blog, y recibirás casi de inmediato nuestro increíble e-book con los “Los 25 iconos del cine en blanco y negro”, lo hemos preparado especialmente para ti. Esperamos que disfrutes con su lectura.

ebook--25-iconos-del-cine-en-blanco-y-negro2-

 

 

Givenchy, la historia de un genio

Si había algo que tenía verdaderas ganas de hacer este mes de noviembre, era acercarme hasta el Museo Thyssen-Bornemisza para visitar la primera gran retrospectiva del modisto francés Hubert de Givenchy, una leyenda viva de la historia de la alta costura.

Givenchy expone por primera vez en España, en la que supone la primera incursión del Museo en el mundo de la moda. La muestra, que está comisariada por el propio Givenchy y ofrece por tanto un enfoque excepcional de sus colecciones, recorre la historia de este gran genio a lo largo de casi medio siglo, desde la apertura en 1952 en París de su maison hasta su retirada profesional en 1995.

exposicion-givenchy-thyssen-vintage-by-lopez-linare76

Una selección de casi cien piezas procedentes de museos y colecciones privadas de todo el mundo, muchas de ellas inéditas para el público, que conviven en las salas con una selección de pinturas, seleccionadas por el propio modisto, provenientes de la propia Colección Thyssen-Bornemisza.

Yo tuve el privilegio de compartir la visita con María de Cuenca y un selecto grupo de amantes del arte. María es guía turística y una experta en arte e historia, por lo que el recorrido se amenizó con sus explicaciones y comentarios.

exposicion-givenchy-thyssen-vintage-by-lopez-linares4

Entre las obras que pudimos disfrutar se encuentran una selección de los modelos que lucieron algunas de  las más destacadas mujeres del S.XX. Mujeres tan icónicas como Jacqueline Kennedy, la duquesa de Windsor, Carolina de Mónaco o, la que fue su musa y amiga, Audrey Hepburn. El maestro vistió a Audrey en algunas de sus películas más emblemáticas. Entre ellas “Desayuno con Diamantes” y, por supuesto, allí estaba el emblemático vestido negro que tantas veces había soñado con tener ante mí.

exposicion-givenchy-thyssen-vintage-by-lopez-linares5

Este vestido tiene detrás una historia que a mí me tiene intrigada desde hace años. He podido leer en numerosas páginas especializadas las dudas que siempre se plantearon algunos expertos en el tema: el hecho de que el vestido que sale al principio de la película no llevara raja en la falda. Esto queda patente si nos fijamos en los andares tan especiales de Audrey cuando pasea en dirección hacia Tiffany, unos andares cortos y salerosos que dejan patente que el vestido es cerrado en su parte baja mostrando una cierta forma de globo. Mientras que el vestido que aparece en todas los carteles publicitarios de la película, al igual que el expuesto en la muestra, deja visible la pierna izquierda de la modelo a través de  una gran abertura lateral.

exposicion-givenchy-thyssen-vintage-by-lopez-linares3

¿Será realmente el mismo vestido que diseño Givenchy el que llevaba Audrey en la primera escena de la película? o ¿quizás se tratara de un diseño que adaptara Edith Head, jefa de vestuario de la Paramount Pictures, en el último momento? ¿Es posible que consideraran demasiado provocativo el diseño de Ghivenchy y optaran por rodar la película con un vestido algo más recatado?

Me he propuesto investigar a fondo sobre el tema y ver si doy con la respuesta a todas estas preguntas. Os iré contando si descubro algo digno de ser mencionado.

Una muestra a la que por supuesto os recomiendo a asistir, si sois como yo unos enamorados del verdadero arte de hacer moda.

exposicion-givenchy-thyssen-vintage-by-lopez-linares7

exposicion-givenchy-thyssen-vintage-by-lopez-linares2

exposicion-givenchy-thyssen-vintage-by-lopez-linares1

exposicion-givenchy-thyssen-vintage-by-lopez-linares

Bibliografia:

@Museo Thyssen

Fotografías: @ María Vintage Photography

Horarios y fechas

Museothyssen.org

 

Las joyas de Ava

Ava Gardner fue de una belleza exuberante, fuerte, impetuosa y siempre indomable. Puro glamour y sensualidad, y otra gran coleccionista de joyas.

La actriz fue propietaria de una clásica colección de joyas, en su mayor parte datadas en las décadas de los 60 y 70. Colección que, a pesar de la exótica belleza de la actriz, sorprende por su estilo enormemente discreto.

Quizás una de las primeras joyas que entrara a formar parte de su colección, fue el anillo de compromiso que le regalara Mickey Rooney el día que anunció su compromiso. Fue en una sonada fiesta en Romanoff. Mickey la obsequiaría con un fabuloso brillante de corte escalonado, con un peso de 6,35 quilates.

ava-gardner-joyas-vintage-by-lopez-linares-by sam-levin (4)

Otra de las piezas emblemáticas de su colección fueron un elegante juego de  pendientes de diamantes, diseñados en forma de ramo de flores, con colgantes intercambiables. Podía usar gotas de diamantes en forma de pera, gotas de jadeíta, unas imponentes gotas de esmeraldas y diamantes o perlas cultivadas coronadas con diamantes. En la película “El puente de Cassandra” llevaba estos pendientes con las gotas de perlas, así como casi todas sus otras importantes joyas. Una pieza muy versátil con un precioso y clásico diseño.

Ava contó en su colección con un impresionante anillo con un zafiro de “Cachemira”, un regalo de Howard Hughes que la actriz devolvió a su propietario cuando terminaron su relación. Los zafiros de “Cachemira” no son piedras cualquiera, son los zafiros más famosos y cotizados del mundo, y poseen un excelente color azul de un tono adormecido que ha sido descrito como “zafiros de terciopelo”. Debido a su extrema rareza estas piedras tienen una reputación casi mítica.

ava-gardner-joyas-vintage-by-lopez-linares-1 (3)

Los zafiros de Cachemira pocas veces se muestran, incluso ni siquiera en las subastas más importantes. Para que os hagáis una idea de su precio y rareza, la última pieza importante que salió a subasta fue en abril de 2007 en una subasta en Christie’s, en la que se vendió un zafiro de Cachemira con forma de cojín de 22,66 quilates, engarzado en un colgante rodeado de diamantes, por valor de $ 3.064.000 a un comprador anónimo.

Como la mayoría de las mujeres de su generación, Ava amaba las perlas. Para su boda con Frank Sinatra en 1951 eligió llevar un collar de perlas de dos vueltas y unos pendientes de diamantes y perlas a juego.

Pero la mejor pieza de toda la colección era un anillo de esmeraldas y diamantes de Van Cleef&Arpels. La esmeralda, una pieza de 4,6 kilates de facetado casi perfecto y un vibrante y fantástico color verde, se engastó, dentro de un cerco de pétalos de diamantes, en Nueva York en 1961 en la joyería Van Cleef&Arpels, con un diseño muy de moda en la época.

ava-gardner-joyas-vintage-by-lopez-linares-1 (2)

Otras de las piezas destacadas de su colección son:

  • De Van Cleef&Arpels una muy atractiva pulsera flexible de diamantes creada a principios de los 60. De la misma firma y época son dos broches de diamantes en forma de flor. El centro de uno de los broches llevaba esmeraldas engastadas y una bonita pulsera de diamantes y perlas cultivadas.
  • Y un broche de diamantes y perlas cultivadas del Misisipi diseñadas en forma de un ángel sentado en una nube, con corazones de rubí.

Queda patente que el joyero preferido de Ava fue Van Cleef&Arpels, siendo ellos los artífices de casi todas sus joyas más importantes.

En comparación con muchas de las actrices contemporáneas de Ava su colección de joyas era pequeña, aunque consistió en una de las mejores, más estilosas y clásicas de la época.

En 1989 decidió vender parte de su colección de joyas en Nueva York. El resto de su colección salió a subasta poco después de su muerte en Londres.

Siempre será recordada como “El animal más bello del mundo”, y su colección de joyas como una de las más clásicas de su época.

ava-gardner-joyas-vintage-by-lopez-linares-1 (1)

BIBLIOGRAFIA

Avagardnermito.blogspot.com

Gemselect.com

“Hollywood Jewels” by Penny Proddow, Debra Healy and Marion Fasel

Imágenes:

Pinterest

Sam Levin

Helmut Newton

Un mes más, llega mi proyecto con El Objetivo Mágico.

Parece mentira como pasan los meses… Y aún suena más raro pensar que solamente nos queda un mes para cerrar esta etapa tan fructífera de mi vida fotográfica.

Este mes el protagonista ha sido Helmut Newton, él ha sido nuestro maestro a replicar. Y yo he vuelto a contar con la inestimable ayuda de Mónica Giannini como modelo. Creedme que si no hubiera sido por ella este reto no habría sido igual.

Helmut Newton es, probablemente, el fotógrafo que elevó la fotografía erótica a su nivel más glamuroso. He leído que le llaman el creador del “Porno Chic”, y creo que estas dos palabras definen su controvertido estilo a la perfección. Es el máximo representante del vouyerismo en la fotografía.

El gran salto a la fama le llegó en los años 50, cuando comienza una serie de colaboraciones con el Vogue Australia que le llevan en pocos años a París para trabajar en el Vogue francés.

En 1976 publicó su polémico libro White Women, en el que recogía la vida de las prostitutas de la rue Sain-Denis. Todo en sus imágenes desprende provocación, mezclada en un cóctel de glamur y, quizás, algo de violencia. A mí me ha costado bastante elegir imágenes que le representaran y con las que me sintiera en cierta medida identificada, su obra me resulta demasiado provocativa y, en algunos casos, hasta violenta.

Manolo Blahnik dijo de su obra: “La estética femenina de Newton era única. Fue un hombre que fotografió a mujeres que realmente parecen mujeres”.

Este es el resumen de mi trabajo de este mes, en el que una vez más tengo que dar las gracias a Mónica y en el que me hace especial ilusión que estemos las dos juntas en una de las fotografías.

Espero que os guste nuestro trabajo.

helmut newton-proyecto fotografico-vintage by lopez linares

helmut newton-proyecto fotografico-vintage by lopez linares4

helmut newton-proyecto fotografico-vintage by lopez linares2

helmut newton-proyecto fotografico-vintage by lopez linares5

helmut newton-proyecto fotografico-vintage by lopez linares1

Y lo más divertido de todo fue el making off de esta foto:

helmut newton-proyecto fotografico-vintage by lopez linares3

Merle Oberon y el collar más fotografiado de Cartier

Merle Oberon es el nombre artístico de Estelle Merle O’Brien Thompson, actriz británica nacida en Tasmania a principios del S.XX, y la primera protagonista de nuestra nueva sección “Grandes coleccionistas de joyas”.

Merle Oberon vivió en la India hasta cumplir los 17 años, edad a la que se trasladó a Londres instalándose allí con la ilusión de triunfar en el cine.

Su gran golpe de suerte vino cuando en 1930 el productor y director Alexander Korda la descubriera por casualidad, el pulió su imagen y la convirtió en una de las grandes damas del cine británico de los años 40. Terminaron casándose y fue él uno de los primeros que comenzó a regalarla carísimas joyas.

Merle Oberon aparece llevando el fabuloso collar que parece ser Napoleón Bonaparte regalara Baronesa Haussmann.

merce-obedon-vintage-cinema-jewerly-by-lopez-linares-(2)

 

Una de las primeras piezas que adquiriría es un antiguo collar de diamantes y esmeraldas que, al parecer, fue un regalo de Napoleón III a la Baronesa Haussmann. Se cree que fue un obsequio en agradecimiento a la labor de modernización que llevara a cabo su esposo en el París de mediados del S.XIX. Gracias a esta majestuosa y polémica reforma París se trasformó, en menos de dos décadas, de ciudad medieval a la más moderna capital del mundo. Merle lució la pieza en películas como “El divorcio de la señorita X” y en “Of love and desire” (no hay versión española). Merle Oberon le quitaría dos lágrimas al collar para hacerse unos pendientes y luciría la parte central, que también se trasformaba en broche, en numerosísimas ocasiones.

Merle Oberon aparece llevando el clip de tres flores de Cartier, Londres, que originalmente formó parte de una horquilla para el pelo Photocourtesy of Fine Art America.

En 1939, tras su matrimonio, Alexandre la regalaría una de las piezas para mí más bella de su colección: una pieza de Cartier consistente en tres broches en forma de rosa ya abierta, dos exactamente iguales y la otra un poquito más grande. Este último tiene un detalle encantador: los pistilos son diamantes que están montados con un poco de movimiento, lo que le da a la pieza una belleza muy especial. Estos tres broches originariamente fueron diseñados para ser lucidos como horquillas en la cabeza, pero Merle los lució casi siempre como broche o incluso como camafeo, resultando siempre sensacionales. Lamentablemente, al vender su colección tras su muerte, las tres piezas se vendieron por separado.

merce-obedon-vintage-cinema-jewerly-by-lopez-linares-(4)

Se da la casualidad de que pocos años más tarde la por entonces Princesa Isabel de Inglaterra recibiría, con ocasión de su boda con el Príncipe Felipe de Grecia, de manos del Nizam (un título nobiliario musulmán) de Hyderabad y Berar (dos provincias de la India), un juego idéntico de horquillas montados en una tiara, que también estaban diseñados por Cartier. Isabel II desmontó los diamantes de la tiara para hacer una nueva de rubíes y diamantes. Sin embargo, mantuvo las tres horquillas de rosas que ha lucido a menudo.

Pero quizás la pieza más espectacular de su colección sea el collar de diamantes y 39 cuentas de esmeraldas barrocas, que Korda la regalara en 1939 de inspiración indú. La pieza encajaba a la perfección con la exótica belleza de Merle Oberon. El collar, con un diseño muy original para la época, sorprende no solo por el tamaño de sus esmeraldas sino por la peculiar forma en la que están montadas, ya que su diseño permite que las cuentas giren 360º sobre la pieza de diamantes que la sujeta, encajando así a la perfección y  luciendo con una caída elegante y sensual.

La historia de su compra es ciertamente curiosa, demostrando una vez más cómo los humanos siempre deseamos más fervientemente aquello que creemos ya ha adquirido otro. Parece que la pieza iba a ser adquirida por la diseñadora Elsa Schiaparelli. Merle vio el collar en el escaparate de la tienda de París, y cuando entró a preguntar por la pieza el vendedor la dijo que alguien más estaba interesado en adquirirlo. Esto es algo que, curiosamente, sucede algunas veces en el comercio y que los clientes interpretan como una estrategia que los vendedores utilizamos para acelerar la venta. Merle realmente no creyó lo que le contaba el vendedor y pensó que era una táctica para acelerar la venta.  Pero a los pocos días se daría cuenta de que el vendedor no mentía, pasó por el escaparate y el collar no estaba. Su misteriosa rival se encontraba en una de las habitaciones privadas de la joyería probándose la pieza.

Merle Obedon's Big Jewelry Collectors in History  Vintage By Lopez-Linares (4)

Al día siguiente Merle volvió a pasar para ver si seguía en el escaparate, y en ese preciso instante vio salir a Elsa Schiaparelli. Su misteriosa rival ya tenía cara y el collar ya no estaba en el escaparate. Debió regresar con tal cara de desolación que su esposo se puso el sombrero, salió a la calle, entró en la joyería, preguntó por el collar y, para su sorpresa, salió con él en la mano. Las fabulosas 29 esmeraldas ya podrían lucir en su exótico cuello para siempre.

Merle disfrutaría de esta pieza hasta su muerte.

Cartier 1938, 29 impresionantes gotas de esmeralda barrocas, montadas en platino y diamantes, con un largo de 44 cm y rematado en 2,642,500 CHF. Uno de los collares de Cartier más fotografiados de su historia. Link al collar:

Otras de las piezas destacadas de su colección son:

  • Un juego de dos horquillas diseño de Cartier de diamantes en forma de flores, una con el pistilo engastado con diamantes y la otra con pistilos de rubíes. Se podían llevar juntos o por separado como horquillas, o se podían montar en una pulsera de tiras de diamantes para formar un impresionante cierre. Merle llevó esta pulsera junto con la horquilla de tres rosas en la película “Viaje sin retorno” en 1940.
  • Un broche floral de zafiros y diamantes de Cartier, también desmontable, para llevar como horquilla. Llevaba engastado un gran zafiro ovalado y con los pétalos de diamantes. El tallo de diamantes se vendió por separado, sin mencionar el hecho de que se podía montar en la horquilla. Merle llevó la pieza unida en muchas ocasiones, llevando también la horquilla en una banda de terciopelo como gargantilla o sobre una pulsera de platino que Cartier también había fabricado. Estoy segura de que Merle no solo adoraba las joyas de Cartier por su calidad y belleza, sino también por la versatilidad que siempre proporcionan sus diseños.
  • A finales de los 50 y 60 adquirió y modificó un gran número de joyas. Paso bastante tiempo viviendo en Roma, donde adquirió de Bulgari un broche de diamantes y un broche engastado con rubíes y diamantes. Bulgari también creo para Merle un elegante bolso en un inusual diseño de bellotas, con el cierre de oro con turquesas y diamantes engastados.
  • Van Cleef&Arpels fue otro de los diseñadores preferidos de Merle durante los 70, destacando un juego de broche, pendientes y collar de turquesas y diamantes; un collar de diamantes y coral rosa que se podían convertir en un broche y pulsera.
  • Merle tenía también una pequeña, pero buena, colección de rubíes. Ésta incluía un espectacular collar de rubíes y diamantes de David Webb, que también creó para ella un anillo a juego y unos pendientes de rubíes y diamantes cada uno con rubíes ovalados en el centro de gran tamaño.

La mayoría de estas piezas se vendieron en la subasta que se celebró en Nueva York el 22 de abril de 1980, justo un año después de su muerte.

Merle Oberon tuvo una verdadera colección de joyas de cine.

Fotos y Biografía:

Edition.cnn.com

Polyvore.com

Revivaljewels.com

Expertizarebijuterii.wordpress.com

Jewelsdujour.com

 “Hollywood Jewels” by Penny Proddow, Debra Healy and Marion Fasel

My Fair Lady

Año: 1964.

Director: George Cukor.

Reparto:

Audrey Hepburn (Eliza Doolittle).

Rex Harrison (Profesor Henry Higgins).

Stanley Holloway (Alfred Doolittle).

Wilfrid Hyde-White (Coronel Pickering).

Gladys Cooper (Sra Higgins).

my-fair-lady-vintage-by-lopez-linares (3)

Premios:

Oscar a la mejor película, mejor director, mejor actor, mejor fotografía en color, mejor dirección artística, mejor vestuario, mejor sonido y mejor banda sonora.

Nominada al Oscar a mejor actor y actriz secundarios, mejor montaje y mejor guion adaptado.

La película recibió innumerables premios que podéis conocer aquí: Filmaffinity

my-fair-lady-vintage-by-lopez-linares (1)

Curiosidades:

  • A pesar de la preparación exhaustiva de Audrey Hepburn ensayando las canciones para que salieran perfectas, la mayoría están dobladas por la cantante Marni Nixon. Excepto algunas frases en el inicio de algunas canciones (“The rain in Spain” y “Just you wait, Henry Higgins”). Más tarde admitió que si hubiera sabido que le iban a doblar la voz, no habría aceptado el papel. Decidió no volver a aparecer en un musical si no se le garantizaba que cantaría ella.
  • Debido a la forma de cantar de Rex Harrison, no fue posible hacer una pre-grabación y posterior doblaje de su voz. En este caso, Harrison llevaba uno de los primeros micrófonos sin hilos bajo la corbata.
  • Según cuentan algunos biógrafos, Rex Harrison cantó con especial sentimiento la canción “I´ve grown accustomed to her face” (“He crecido acostumbrado a su rostro”), porque estaba pensando en su ex-mujer Kay Kendall que había fallecido pocos años antes de leucemia.
  • Ya con 35 años, Audrey Hepburn hacía el papel de una joven de 19.

my-fair-lady-vintage-by-lopez-linares (6)

  • Jack Warner no quería a Harrison en el papel del profesor Higgins, argumentando que era demasiado mayor. Quería que fuera Peter O´Toole, pero éste exigía un sueldo excesivamente alto. También se lo ofrecieron a Cary Grant, Rock Hudson, Noel Coward, Michale Redgrave y George Sanders.
  • Rex Harrison dedicó el Oscar a sus “twofair ladies”, Audrey Hepburn y Julie Andrews, que habían trabajado con él (con Audrey en la película y con Julie en Broadway).
  • Audrey Hepburn siempre pensó que debía ser Julie Andrews la que hiciera el papel de Eliza, pero la única razón de que fuera aquélla fue porque Jack Warner se negó en redondo a que ésta lo hiciera: “No le daría el papel a Julie aunque Audrey lo rechazara”. Las auténticas razones por las que Andrews no hizo el papel de Eliza aún no están claras. Walt Disney, incluso, se ofreció a retrasar el rodaje de “Mary Poppins” si Andrews era aceptada.
  • Parece ser que si Audrey hubiera rechazado el papel de Eliza, éste habría sido para Elizabeth Taylor que lo quería desesperadamente.
  • En 1994, la película fue completamente restaurada con un coste de 600.000 dólares.
  • Es una de las cuatro producciones que han ganado tanto un Tony (premios de teatro) en 1957 y un Oscar. Las otras tres son “Sonrisas y lágrimas”, “Un hombre para la eternidad” y “Amadeus”.
  • La película costó 17 millones de dólares, que supuso un récord hasta la fecha.
  • Está rodada íntegramente en estudio, sin exteriores.

my-fair-lady-vintage-by-lopez-linares (9)

Lo primero que uno debe hacer para ver esta película es perder el miedo al inglés y verla en versión original. Los acentos de los protagonistas, la evolución en el habla de Eliza Doolittle y la belleza de la mayoría de las canciones, por no decir todas, la convierten en una obra maestra.

Poned los subtítulos, subid el volumen y, si es posible, conectadla a un buen equipo de música. Es una delicia para los oídos. Personalmente creo que Audrey Hepburn, aunque no recibió grandes premios por esta película, hace uno de los mejores papeles de su vida. Lamentablemente la Academia no le perdonó que su voz estuviera doblada (hay grabaciones originales de su voz) y no le premió como se merece. Pero indudablemente la película es una de las grandes obras maestras del cine musical.

Un musical con una puesta en escena y un vestuario para no perderse detalle.

Con esta icónica e inolvidable película cerramos nuestro año de “Miércoles de Película”, han sido 52 semanas disfrutando del buen cine primero en blanco y negro y luego en las últimas semanas en color.

No descarto recuperar esta sección más adelante, ya que ha tenido muchísimo éxito.

Pero ya tenemos otras ideas preparadas para la nueva temporada que os iremos descubriendo más adelante.

Imágenes:

Doctormacro.com

Wikipedia