Diccionario Vintage: Con la «T» Tiara

Distinguimos tiara de diadema, aunque sus orígenes sean los mismos. La tiara levanta, según su tamaño, y luce más en la parte delantera de la cabeza. Mientras que la diadema es un aro abierto que queda más pegado a la cabeza, e incluso se usa para sujetar el pelo hacía detrás.

Elegante y fascinante forma de joyería casi siempre asociada a antiguas familias reales europeas, que jugaron algún papel relevante en la historia. Muchas de estas antiguas tiaras se desmontaron cuando pasaron de moda, llevando a utilizar sus piedras preciosas en otras piezas de joyería más ponibles o por necesidades económicas.

tiara-diccionari-vintage-by-lopez-linares-(1)

Los romanos jugaron un papel muy importante en su evolución, adaptando la moda de su uso y utilizando piedras preciosas como las amatistas, perlas, esmeraldas, zafiros y diamantes. En Grecia, en cambio, las hojas y las flores para la cabeza se hicieron muy populares, sirviendo sus diseños florales de inspiración en la actualidad.

Las tiaras en los últimos años han adaptado su uso en ceremonias nupciales de forma discreta.

Es la más elegante y sofisticada de todas las joyas para una novia, permitiéndole hacer lucir, aún más esplendida e iluminada si cabe, lo que ya de por sí luce ella en un día tan señalado.

tiara-diccionari-vintage-by-lopez-linares-(6)

Nada puede hacer sentir a una mujer más especial que lucir el día de su boda una pequeña tiara. Para la gran mayoría de las mujeres modernas, su boda es probablemente la única ocasión en su vida en la que puedan ponerse una joya de estas características. Esta costumbre de coronar la cabeza de una novia el día de su boda, tiene como  significado la  pérdida de la inocencia y el triunfo del amor, siendo un destacado accesorio en muchas de las ceremonias nupciales más tradicionales.

Es muy frecuente ver como se ha utilizado, y sigue utilizándose, el “lenguaje de las flores” y el “lenguaje de las piedras” a la hora de realizar estos diseños tan apreciados en joyería.

tiara-diccionari-vintage-by-lopez-linares-(7)

La elección de las piedras es particularmente importante ya que, de acuerdo con la antigua tradición de la lapidaria, las diferentes piedras tienen distintos significados, al igual que las flores llevan una variedad de mensajes simbólicos unidos a ellas. De ahí que sea tan relevante tanto el diseño floral como los colores que se utilizan al realizar piezas de joyería, y más en el caso de una tiara diseñada para ser usada en un día tan especial.

La tiara es la joya nupcial por excelencia.

Adjunto una pequeña y curiosa tabla:

001_Simbologia_piedras_1000x668_blog

003_Simbologia_flores_1000x668_blog

Un vestido de novia vintage con coraje y sensibilidad

¿Por qué decide una hija vestir el traje de novia de su madre? He estado dándole vueltas a esta pregunta recientemente y finalmente he decidido preparar varias entradas para el blog esta temporada con un tema en común: Trajes de novia antiguos, su historia, sus protagonistas y sus vidas.

Y la primera historia no podía haber sido más apasionante. Han sido varios días de investigación y muchas anécdotas curiosas. Me apasiona meterme en las costumbres, en las curiosidades y anécdotas de la vida de personas del pasado…

En este caso no fue por falta de medios económicos por lo que Mary Muhlenberg Hopkins decidió  lucir el traje que 28 años atrás había llevado su madre Mary Barr Denny Muhlenberg. Mary se casaba con una de los mayores herederos de la época. Me quedó claro desde el principio que sus motivos fueron  íntimos y sentimentales. Las modas ya habían cambiado bastante después de 28 años, pero Mary simplemente retocó un poco el escote para dejarlo algo más recatado que el que habría lucido su madre, y cambió un poco el diseño de las mangas, sin apenas hacer ningún cambio más en la prenda. Debían tener prácticamente la misma talla.

Mary había sido una mujer sorprendentemente bien preparada para la época, sobresaliendo entre todas las estudiantes en el prestigioso Instituto Packer, en Brooklyn, donde se  matriculó en matemáticas avanzadas y astronomía, entre otras asignaturas. Estos conocimientos, y su carácter, la permitieron hacerse cargo de todos los ambiciosos proyectos que tenía su esposo entre manos al poco de enviudar.

Vestido de novia de Mary Muhlenberg tras el retoque Vintage By López Linares

Nuestra protagonista no sólo heredó una inmensa fortuna sino que además se convirtió en una increíble filántropa y benefactora, durante sus veinte restantes años de vida. Hospitales, instituciones médicas, orfanatos, colegios y universidades, un museo de arte, diversos organismos culturales y otras causas que beneficiaron a la humanidad, fueron sólo algunas de las obras que Mary puso en marcha con su tímida y reservada naturaleza.

Entre otros proyectos, levantó el más ambicioso y costoso realizado por una mujer en aquella época; la creación del  Mariemont Village en Hamilton, Ohio. Una ciudad en toda regla, con todos los servicios y avances que os podáis imaginar. Por poner un ejemplo, los cables de teléfono y luz ya iban enterrados bajo el suelo. Todo un avance para la época.

Pero la historia de Mariemont se remonta a principios del siglo XX, cuando su esposo compró una finca cerca de Newport, Rhode Island,  a la que llamó «Mariemont». En ella pasaron días inolvidables y comenzaron a soñar con lo que sería el proyecto más ambicioso de la familia.

Vintage-By-López-Linares-

Durante los años siguientes al fallecimiento de Thomas, Mary gastó más de 7 millones de dólares de la época para adquirir todos los terrenos alrededor de  su finca. Necesitaba  espacio suficiente para crear la ciudad de sus sueños: un lugar ejemplar que pudiera acoger a gente de todos los niveles económicos, comprando o alquilando viviendas unifamiliares.

Mary Barr Denny Muhlenber Vintage By Lopez  Linares

Mary colocó la primera piedra de lo que sería la ciudad de Mariemont Village en Hamilton, Ohio el 23 de abril de 1923, pero murió 4 años más tarde de esta inauguración, por lo que fueron sus herederos los que pudieron disfrutar de su más grandiosa obra: una de las grandes obras urbanísticas de los Estados Unidos de principios del S.XX, que empleó a los más destacados profesionales de la época.

Estoy segura de que su madre se habría sentido muy orgullosa del papel tan importante que jugó en el desarrollo urbanístico de EEUU. Ella, una mujer con la sensibilidad de lucir el mismo vestido que llevara su madre el día de su boda, tuvo el coraje y la fortaleza de poner en marcha unos de los proyectos urbanísticos más ambiciosos de la época.

Os adjunto un mosaico con un montaje de los dos trajes. ¿Cuál os gusta más a vosotros?

Mosaico-del-vestido-de-novia-que-lucieron-Mary-Muhlenberg-y-su-madre-antes-y-después-del-retoque--Vintage-By-López-Linares-

Yo me quedo con el original, el arreglo de las mangas y el escote no me termina de convencer.

Imágenes y Bibliografía

Findagrave.com

Google.es

Mariemontpreservation.org

Wedding Perfection- Two Centuries of wedding Gowns- Cynthia Amnèus.

Cincinnatiartmuseum.org

Aquellas pequeñas cosas…

Aquellas pequeñas cosas… Pequeños detalles que son capaces de alegrarme un día y de recargar mi saldo de ilusiones.

Historias que llegan a mis manos de manera casual. Historias desconocidas hasta ese momento, pero que me hacen pensar, recordar momentos y me llenan de ternura. Historias de las que no podré olvidarme en la vida.

Compré este traje de novia en una subasta en Inglaterra. Llevaba años buscando un traje de novia de los 20s, y al verlo colgado en la percha me quedé fascinada con él. Pujé de inmediato y conseguí comprarlo. La espera hasta que lo vi en mis manos se me hizo eterna… Me llegó hasta Madrid en una sencilla caja de cartón antigua. Pero la gran sorpresa llegó cuando, al abrir la caja, me encontré con una fotografía de una pareja de novios de los años 20’s. No me cabe la menor duda de que se trata de la novia, luciendo el vestido que acababa yo de recibir. Una fotografía de estudio seguramente realizada después de la boda, como era costumbre en la época.

¿Por qué alguien se desprendería de una joya de vestido así?

¿Por qué enviar la fotografía de boda al comprador del vestido?

Miro sus caras en esta foto e imagino en su sonrisa la ilusión que ambos sentían en ese momento. Ilusión que comparto hoy al disponer de ese mismo vestido, tantos años después, y poder conocer a quién lo disfrutó antes que yo.

Una cosa sí tengo clara, y es que no pienso desprenderme de ambos trofeos jamás.

Ahora mismo luce en mi escaparate y muestro orgullosa a todo el que se interesa por el traje, el velo, la fotografía y, por qué no, su caja antigua.

¿Te gustaría a ti también poder disfrutar de este legado de la historia?

Vintage

Vintage FOTODIP

Imágenes: María Vintage

Sarah Jessica entra en faena

Hoy ha salido a la luz S Moda, la nueva revista semanal que acompañará cada sábado al diario EL PAÍS y concebida como una publicación enfocada principalmente al público femenino. Editada por Condé Nast (editora de revistas de alta gama como Vogue, Vanity Fair o Glamour) y Ediciones EL PAÍS, estará dirigida por Oscar Becerra y con Empar Prieto al frente de la dirección editorial.

Una vez la tienes en las manos, te das cuenta de la calidad periodística y la cuidada edición fotográfica de la nueva publicación, que nace con la declaración de intenciones de: «Entender la moda como una forma de ver la cosas, con toda la riqueza social y cultural que es capaz de transmitir, y como un termómetro vivo de nuestro tiempo». Será  fácil que consiga conectar de manera directa con sus lectoras, y estamos seguras de que conseguirá convertirse en referente en tendencias de belleza,  moda, viajes, decoración, literatura, cine,…

Nosotras hemos vivido este nacimiento en primera persona gracias a la inestimable colaboración con Isabel  Moralejo, estilista y directora de moda de S Moda.

¡Impresionante cómo trabaja Isabel! Os dejo un link a su Web, de veras merece la pena darse un paseo por ella:

Isabel Moralejo

Isabel vino a vernos en agosto buscando algunas piezas muy españolas, para un estilismo que estaban preparando en Nueva York. Nuestra sorpresa fue mayúscula cuando descubrimos que el estilismo era para el lanzamiento de S Moda, y con la mismísima Sarah Jessica Parker como protagonista de la portada de su número inaugural.

Desde ese día hemos estado soñando con este momento, ver las imágenes publicadas y a Sarah luciendo un españolísimo atuendo.

Desde nuestro espacio queremos dar las gracias a Isabel Moralejo, por la oportunidad que nos ha dado de participar en la puesta en escena de esta nueva y prometedora publicación de moda y belleza.

Ha sido un honor para todo el equipo de Vintage By López-Linares colaborar con S Moda.

¿Volverá la tradición de las novias veladas?

La tradición de la novia entrando a la ceremonia de su boda con el velo cubriendo su cara, tan habitual en la década de los 50 y 60, se fue perdiendo  poco a poco, siendo ahora extremadamente raro ver una novia velada en estos actos.

Cuando se puso de moda esta tradición, se popularizó ver a las novias en­trando veladas a la iglesia. Recorrían emocionadas el pasillo del  brazo de su padrino, mientras todos los invitados contemplaban admirados su entrada. Esperando en el altar se encontraba un impaciente y nervioso novio. Pero justo antes de  hacer entrega de la novia a su futuro esposo, el padrino descubría su rostro. La novia, ya sin velo, lucía pletórica durante toda la ceremonia, siendo el novio el primero en admirarla en todo su esplendor.

En un principio, las novias mantenían el velo hasta que el sacerdote pronunciaba las tan esperadas palabras dirigidas al novio: “Puede besar a la novia”. En ese momento, el ya marido levantaba el velo de su esposa, lo colocaba cuidadosamente sobre sus hombros y la besaba. ¡Qué momento tan trascendente para toda mujer! ¿Os imagináis la de veces que le habrían explicado al novio cómo tenía que colocar el velo, para que ella quedara favorecida?

Con el paso de los años la tradición cambió ligeramente, ya que resultaba  poco favorecedor que la novia permaneciera velada durante prácticamente toda la ceremonia. Su rostro quedaba muy oculto y no salía demasiado favorecida en las fotografías.

Si hay fotos de boda que me entusiasman, a la vez que me parecen más que favorecedoras para la novia, son aquellas en las que se ve salir a ésta del coche nupcial velada. Ese momento tan estelar en el que la novia pone su pie en el suelo al bajarse del coche nupcial, descubriéndose el secreto mejor guardado de una boda: el traje de la novia. Para toda mujer, el momento en el que muestra públicamente el resultado de tantas ilusiones, esfuerzos y dedicación, está lleno de sensaciones y emoción. Las novias están todas exultantes en ese momento. Las fotografías dejan constancia para la posteridad del resultado de tantos desvelos, para conseguir estar lo más deslumbrante posible en ese día. Por eso me encanta verlas entrar cubriéndose con el velo, para mí añade un halo de misterio y glamour a ese momento.

madrevero

Me encantaría que se recuperara esta tradición. En algunas ocasiones lo he comentado con algunas de las novias que se acercan por nuestro espacio Vintage, a buscar alguna pieza especial y distinta para tan señalado día. He de deciros, que me he llevado la grata sorpresa de que alguna de ellas convenía conmigo que sería precioso recuperar esta tradición.

Y a ti, ¿te gustaría entrar velada el día de tu boda?