La Joyeria con cabello humano

Seguramente la mayoría de vosotros no sabéis que el cabello se ha usado a lo largo de la historia para realizar pequeñas joyas que servían de recuerdo, entre personas que se tenían un aprecio especial.

Guardar un mechón de cabello de una persona querida, es algo que el ser humano ha hecho siempre desde que el mundo es mundo.  Unas veces como muestra cariño y otras, como en caso de fallecimiento, para mitigar el dolor de la separación.

El cabello humano tiene la peculiaridad de ser imperecedero, por eso se ha utilizado  para realizar relicarios pero también, como os voy a contar ahora, para hacer piezas de joyería de adorno

Del Antiguo Egipto se han encontrado pinturas donde se representan a faraones y reinas egipcias intercambiándose bolas hechas con cabello como signo de amor y afecto. También se ha encontrado en la tumba del faraón Tutankamón  unos sarcófagos en miniatura, que contenían cabello de su querida abuela la esposa del faraón Amenofis III.

En el Renacimiento, la costumbre de llevar relicarios con cabellos está bastante documentada. Lo más común era llevar el cabello guardado en la parte posterior de colgantes o escondidos bajo la tapa lujosa de una sortija.

Pero, ¿dónde nace la artesanía del cabello en joyería y de qué época data?

Parece que tuvo su comienzo en un pueblecito agricultor de Suecia llamado Vamhus. Una mujer del pueblo, para compensar un poco la pobre economía que le daba el campo, comenzó a tejer cabellos y a transformarlos en bonitas piezas de adorno personal. Al principio, estas piezas las vendía a los vecinos del pueblo, pero tal fue el éxito que pronto la venta se extendió a las localidades cercanas.

La mujer enseñó este arte a sus vecinos, y al cabo de muy poco tiempo en el pueblo había 300 artesanos produciendo este tipo de piezas. Los jóvenes se encargaron de buscar nuevos mercados, ampliando la zona de ventas a los países del norte de Europa, a Rusia, a centro Europa, cruzando el Mar del Norte y llegando a las islas británicas.

En Londres este tipo de joyas causó furor. La novedad fue acogida con entusiasmo, marcando tendencia. La reina Victoria regaló a su hija la emperatriz Eugenia una pulsera hecha con su propio cabello.

Esta joyería realizada con cabello no era exclusivamente usada como joya de luto, sino también como detalle de afecto o expresión de amor, ya que los cabellos solían ser de las personas que regalaban la joya para que tuvieran un recuerdo cercano de ellos.  Era un regalo muy común entre padres e hijos y, por supuesto, entre enamorados.

La artesanía del cabello llegó a convertirse en una actividad de ocio entre las mujeres victorianas, que reunidas en sus salones mientras charlaban tejían cabellos ayudándose de unas mesitas específicas para este fin, como si fuera una labor de ganchillo o bordado.

Durante toda la época romántica, victoriana y georgiana la artesanía del cabello fue muy importante. En Francia se creó el primer gremio de los artesanos del cabello. Estos artesanos debían de tener una cualidad muy especial: una gran sensibilidad, unas manos muy delicadas, así como habilidad y mucho control pues los cabellos se manipulaban casi uno a uno, cortándose, pegándolos o trenzándolos sobre unas mesitas especiales donde se realizaban verdaderas obras de arte, tejiendo, como si fuera una labor de encaje o cordelería de seda, los cabellos.

La moda llegó a los Estados Unidos. Allí la ”Victorian Hairwork Society” en su página web exhibe una variada colección de piezas hechas con cabello humano. Incluyendo obras de nuevos diseñadores, como la última colección de Kery Howley llamada “Attaction-Adversion”, compuesta por cinco collares con motivos vegetales realizados todos ellos con cabello.

¿Habíais oído hablar de este tipo de joyas?

¿Qué os parecería llevar una pieza de joyería realizada con el cabello de alguna persona especial para vosotros?

A mí la verdad es que, si el cabello es de un ser querido, sí que me gustaría llevarlo. Pero solo en caso de sentir algo especial por el dueño de esos cabellos.

IMÁGENES:

http://www.silverquillantiques.com/antique_hair-work_jewelry

https://www.etsy.com/shop/PinyolBoiVintage#policies

http://facetsofhistory.com/taxonomy/term/11

Diccionario Vintage: Con la “R” Roseta

ROSETA

Se conoce como roseta en joyería a las sortijas formadas por una piedra central grande que se encuentra rodeada de piedras más pequeñas.

Si tenemos que pensar en una sortija que represente a la perfección lo que es una roseta, no podíamos elegir otra mejor que la que recibiera Lady Diana Spencer como anillo de compromiso de manos del Príncipe Carlos de Inglaterra.

diana spencer-roseta-wedding ring-vintage by lopez linares5

El precioso anillo en forma de roseta está formada por un zafiro de un azul intenso y 14 brillantes. En la actualidad la joya luce en las jóvenes manos de  Kate Middelton, esposa del príncipe heredero de la corona inglesa.

IMÁGENES:

Katetheduchessofcambridge.blogspot.com.es

Pinterest.com

 

Diccionario Vintage”: Con la “A” Aderezo

Aderezo: conjunto armonioso  compuesto de varias piezas, normalmente collar, pulseras, sortija  y pendientes.

En Francia se distinguen dos tipos de aderezos: “Grande Parure”, compuesto por diadema, broche o joya para el pecho, pendientes, collar y dos pulseras idénticas; y el “Petit Parure”, compuesto por un collar, pendientes y broche.

Nosotras llamamos aderezo a cualquier conjunto de joyas que hagan juego entre sí, que normalmente se compone de tres o cuatro piezas entre collar, pendientes, pulsera y sortija.

Son juegos en los que se invierte más trabajo del normal, ya que hay que buscar gemas que coordinen en color y textura.

Es más corriente hablar de aderezos femeninos, pero también encontramos aderezos masculinos compuestos por gemelos, alfiler de corbata, llavero o  colgante.

La última reproducción que hemos realizado de un aderezo de estilo Barroco, está compuesto por colgante, pulsera y pendientes. Este aderezo está realizado en latón y piedras semipreciosas, y producida enteramente a mano por nuestros maestros orfebres.

aderezo-mosaico

pulsera-flickr

Imágenes: @Maria Vintage Photography