General

“Kramer: Un diseñador de joyas exquisito”

14 diciembre, 2022

Kramer fue fundada en Nueva York en 1943 por el diseñador Louis Kramer con sus hermanos Morris y Henry, que pronto se unieron a la compañía. Astutamente, los productos de su marca se lanzaron en todos los rangos de precios.

Los diseños de alta joyería.

Su joyería de gran calidad era una de las más lujosas y artísticas, usando diamantes y pedrería «pavé». La traducción literal de pavé es “pavimentar” o “adoquinar”. Recibe este nombre porque las piezas están realizadas con trozos de cristal unidos como las calles adoquinadas, también perlas simuladas, lapislázuli, jade, rubí y piedras de zafiro. También realizaba trabajos de «diamanté» (que es lo mismo pero con diamantes). Como su contemporáneo Albert Weiss, Louis K. favoreció un estilo de diseño rico en piedras.

Kramer prefirió patrones abstractos y sus diseños geométricos encontraron favor en los 50 cuando se produjo el conocido «Golden Look” (el look dorado) donde se comenzó a usar metal bañado en oro. Y en los 60, el «Diamond Look” (el look de diamante) donde se utilizaba con plata bañada para conseguir un efecto hielo. Otros diseños clave incluían pedrería cubierta con una red negra. Sus diseños eran siempre innovadores y bien realizados. La joyería de más alto precio de la compañía, estaba marcada normalmente como «KRAMER» o «KRAMER OF NEW YORK». Mientras que las piezas de menor precio solamente llevaban una etiqueta. 

Junto con muchos otros diseñadores de bisutería, también hizo pasadores con temática navideña, que fueron especialmente populares durante la guerra de Corea, cuando las madres y esposas se las llevaban a sus hombres.

Kramer x Christian Dior

Louis Kramer creó diseños exuberantes y relucientes para adaptarse a todos los bolsillos de la época. Tal era el calibre de su trabajo que fue invitado para fabricar bisutería para Christian Dior en los primeros en 1950, con la marca «Kramer for Christian Dior» y «Dior by Kramer». Kramer creó muchas piezas de calidad hechas a mano, que tenían bonitos y espectaculares diseños. Estos incluían flores, insectos, mariposas, coronas, tortugas, pájaros… sólo por nombrar unos pocos. Produjo piezas de joyería con la mejor pedrería y cristal Austriaco, perlas simuladas en gran variedad de colores. Las perlas simuladas consistían en cuentas hechas para parecerse a una perla, sin serlo realmente. 

La casa Dior insistía en que la bisutería que se vendía bajo su nombre debía reflejar la calidad del diseño de la compañía. Y sólo a los joyeros más reputados se les encargaban dichas piezas. Dior reconoció el arte y buen hacer de Kramer. Las piezas «Dior by Kramer» o «Kramer for Christian Dior» son altamente codiciadas por los coleccionistas y los precios son cada vez más altos. Christian Dior favoreció el movimiento en su joyería y se pudo haber inspirado en el uso que Kramer hacía de gotas de cristal puestas en anillos de engarce, los cuales capturaban la luz a medida que la persona se movía.

Cómo reconocer una pieza de Kramer

El nombre de «Kramer NY» en un engaste de metal en tono de peltre (el peltre es una aleación de estaño) fecha una pieza entre los 40 y los 50, siendo esta época considerada la mejor de Kramer. Desde finales de los 50 hacia delante, las piezas estaban marcadas como «Kramer» en una placa oval o triangular. Otras marcas a destacar incluyen «Amourelle», una línea establecida por el diseñador Frank Hess (antes diseñador de Haskell, que fue a trabajar para Kramer en 1963), extremadamente rara. Y «Kramer Setting», que data de la II Guerra Mundial. En esta época era cuando se usaba plata Sterling porque otros metales estaban restringidos para su uso en la guerra. La compañía cesó su producción a finales de los 70. 

Los coleccionistas buscan anchos brazaletes con sutiles paletas de color, grandes petos (o pecheras, o baberos) de pedrería, lazos y collares de catarata. Son valiosos los accesorios completos con el sello de la compañía. Junto con su contemporáneo Weiss, Louis es hoy día cada vez más reconocido de lo que fue en su tiempo, y sus precios no hacen más que subir. 

A vosotras, qué os parecen sus joyas? Sin duda son piezas únicas, con diseños espectaculares que no pasarán nunca de moda.

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.