Historia • El Renacimiento

“Bia di Medici”

29 mayo, 2011

Estos pendientes llegaron hasta nuestro espacio por pura casualidad, pero quedé prendada de ellos nada más verlos.

La elegante tonalidad de su cuarzo y la pequeña perla colgando, me entusiasmaron desde el primer momento.

De inmediato me puse a buscar información sobre la primera propietaria de tan delicada pieza, no tardando en dar con ella: Bia De Medici, también conocida por Bianca.

Cuando vi por primera vez el retrato que Bronzino había realizado de ella, no sabría explicar muy bien cual fue la sensación que me causó. Mi primera sorpresa fue la de comprobar que se trataba de una niña. Una niña de poco más de cinco años que, si bien mostraba una belleza y dulzura indudables,  me trasmitía algo que me inquietaba. Encontraba su mirada tan fría y distante…

Y es muy curioso, porque el día que comencé a escribir esta entrada, vino a casa a tomar café una gran amiga y le enseñé el retrato, para que me diera su opinión. Al ser ella pintora, su opinión me resultaba más que indicada. Y cuál fue mi sorpresa al comprobar que a ella le resultaba tan inquietante como a mí.

Hasta que no conocí la historia de Bia, no fui capaz de entender por qué este retrato, siendo de una belleza difícil de igualar, me inquietaba tanto al mirarlo.

Quisiera pediros un favor. Deteneos unos instantes en esta obra. Sentid qué os trasmite Bia durante unos instantes… y luego, continuad leyendo.

La historia de Bia, aunque triste, se desarrolló en uno de los hogares con más lujos y refinamiento de la Italia del S.XVI.

Angelo_Bronzino_037

Hija ilegitima de Cosme I de Medici, nació cuando su padre apenas había alcanzado los 18 años de edad y aún no se había casado. Bia nunca vivió con su madre y ni siquiera sabemos quien fue ella.

Al poco de nacer fue llevada a Florencia a vivir con su padre, sabiendo que Cosme I siempre sintió una predilección especial hacia ella, mimándola y dándole todos los caprichos que se le antojaban.

La alegría de ambos duro muy poco. Cosme I contrajo matrimonio con  Leonor de Toledo -los que habéis seguido mi blog os acordareis de ella: “Un broche y dos Leonores“-,  exigiendo ésta inmediatamente el traslado de la niña a “Villa Di Castello”,  donde viviría con su abuela paterna.

Bia compartió esos años en el palacio con Giuliana, hija ilegitima de Alejandro de Medici y apenas dos años mayor que ella. Las niñas compartieron juegos y travesuras y fueron la alegría de su abuela, hasta que en 1542 ambas enfermaron de unas fiebres. Cosme I exigió que se le informara a diario del estado de las pequeñas, pero lamentablemente a los pocos días Bia fallecía. Tenía apenas 6 años.

Cosme I encargó de inmediato el retrato a Bronzino, en esos momentos ya un reputadísimo artista.

Lo que me dejó impresionada fue el enterarme de que Bronzino pintó esta preciosa tabla, a partir de la máscara funeraria que habían obtenido de Bia tras su fallecimiento. Bia nunca posó para el gran artista. En ese momento comprendí por qué el retrato me inquietaba tanto, y por qué la mirada de Bia me resultaba tan fría y distante.

Cosme I nunca llegó a superar la pérdida de su primera hija. Es por ello, que su retrato permaneció por muchos años en la galería privada de Cosme, para su contemplación personal y así mantenerla en su recuerdo.

Villa_Castello_Florence_Apr_2008_(37)

A pesar de la triste historia de la pequeña Bia, los pendientes me siguen pareciendo bellísimos. Creo que Bronzino eligió esta pieza de joyería por su delicadeza y sencillez. Y cuando los veo, no puedo por menos que imaginarme a Bia correteando por las porticadas logias de Villa Di Castello, bajo la complaciente mirada de su augusta abuela.

Dicen los expertos que este retrato de Bronzino es una de sus obras maestras.

¿Cuál ha sido vuestra primera impresión al contemplar este retrato?

Aquí os dejo el link a la ficha de los pendientes de Bia de Medici, espero que os gusten:

Pendientes de Bia de Medici

25 comentarios acerca de “Bia di Medici

Realmente triste la historia, la niña me parece una muñeca de porcelana con mirada vacía y fría. También me da la sensación de que esa niña, no es tan niña, es como si se le hubiera arrebatado su niñez. Tal vez sean sus vestiduras y sus joyas, tal vez sea por el hecho de que esa niña no posó para el retrato.

29 mayo, 2011 (17:46h) (Responder )
Pippisstrella dijo:

Quizás no fuera una casualidad. Hace tiepo que no iba a ver a mi amiga. Aquél día nada más levantarme sentí que necesitaba hacerlo. Uno o dos mensajes y ya estaba sentada en mi coche. Aquel Domingo parecía ser como todos los demás en los que niños de edades similares a la de Bianca son compartidos con la “otra” parte, en este caso con “ÉL”. Han pasado muchos años y su ausencia me angustia. Me incomoda. Ensimismada en mis pensamientos… en mis sentimientos, llegué., y tras dos besos y un abrazo reconfortante, nos sentamos en su confortable y hogareña cocina.
-“Qué te transmite este retrato??, Me gustaría saber tu opinión.”-
Yo me quedé mirándolo durante un instante. Los ojos de la niña me decían tantas cosas!!!. Dulzura, inteligencia, juventud y vejez, ausencia de movimiento o mejor RIGIDEZ. “Estoy aquí…Mírame…¿Estoy guapa?…Me han vestido así. Un señor me ha pintado así. Estoy contenta pero mi corazón dejó de latir hace tiempo. Intentan que esté pero la VIDA se fué de mi cuerpo. Me obligan a estar. Perfecta. Sonriendo pero yo albergo SUFRIMIENTO.”
-“Me produce angustia, desasosiego…”-
Y seguí mirándola. Quizás la mirada de Bia ya la conocía…
Me intenté fijar en la técnica de Bronzino. Me encanta el azul del fondo. La textura de la pintura es típica en sus cuadros. Quizás que todo el contorno de Bianca esté retocado quiera decir algo…o simplemente es como si ella sóla proyectara un aurea que la hace salirse del lienzo…
Siento cómo Bia se fue. Siento como Bia no tiene más remedio que ESTAR. Y por eso me mira así. Me transmite su desasosiego que yo al observarla me lo adueño.
Su cara, su semblante, su cabello pelo a pelo, en especial los PENDIENTES que la adornan hacen de este retrato una verdadera obra maestra, con la que cada uno de nosotros podemos explicar nuestra propia historia.
Para mí no existen las coincidencias. Bronzino le colgó esos pendientes maravillosos por algo. Bianca me tenía que decir aquel día que al igual que yo ella también estaba porque TENÍA que estar. Merecía la pena que estuviese porque todos tenemmos nuestra historia que contar.

29 mayo, 2011 (20:15h) (Responder )
Selene dijo:

Me transmite Paz y sobre todo, RESIGNACION.
Q ue curioso no? es como una niña adulta que ya supiera que las cosas son como son…que no hay remedio, por eso me transmite resignación, como si ya hubiera comprendido que hay cosas que no se pueden cambiar, como la propia muerte.

Me he quedado sorprendida al acabar de leer el texto.

Besos.

30 mayo, 2011 (15:16h) (Responder )
Lola Monagas dijo:

Una vez mas consigues sorprenderme María. Me impacta tu forma de desgranar la semblanza de un retrato, que tanto tiempo lleva esperando la atención de alguien con una sensibilidad, que le lleve a investigar mas allá del primer vistazo. Gracias por compartir esta melancólica y dulce historia historia.

31 mayo, 2011 (21:01h) (Responder )
Alicia Roger dijo:

A mi la mirada de esa niña me transmite tristeza y dulzura.Que pena que muriese tan pequeña,pero en esa epoca era lo común.Os doy las gracias por compartir esta maravillosa pero triste historia.

1 junio, 2011 (9:47h) (Responder )
Pilar dijo:

Su cara manifiesta nostalgia congelada!

4 junio, 2011 (19:27h) (Responder )
María López-Linares dijo:

Muchas gracias a todas por los comentarios, a mi la historia de Bia me impacto desde el primer momento. Me ha encantado compartirlo con vosotras, un beso María

12 junio, 2011 (20:39h) (Responder )
Electra dijo:

Acabo de descubrirte y ya me has ganado. Impresionante tu forma y de transmitir.

La mirada de la niña me transmite desasosiego e incluso cierto malestar, pero los pendientes son magnificos, maravillosos.

Te seguiré fielmente, gracias por tu trabajo

24 junio, 2011 (10:40h) (Responder )
María López-Linares dijo:

Hola Electra,
Mil gracias por tus palabras, me alegra infinito conocer gente con mis mismas inquietudes.
Espero que sigas disfrutando de nuestro espacio mucho tiempo..
Un bss, María

24 junio, 2011 (21:55h) (Responder )
Giorgio dijo:

María, eres genial en tu forma de introducir a tus lectores en las historias de las joyas que sólo tú tienes la genialidad de encontrar, y que son todas ellas piezas únicas e irrepetibles.

No se trata de simples joyas, son testimonios parlantes de la vida de aquellas que, con mayor o menor fortuna, tuvieron el privilegio de lucirlas hace tanto tiempo, inmortalizadas todas ellas por grandes maestros de la pintura.

Tu gusto al seleccionar las joyas que luego nos presentas, tu paciencia para documentarte de su historia, tu sensibilidad e inteligente análisis de los acontecimientos y tu capacidad para crear la mejor trama para amenizárnoslos, es algo que crea adicción.

Sigue, por favor, sigue deleitándonos con historias apasionantes…

27 junio, 2011 (15:10h) (Responder )
Emma dijo:

desde luego una historia muy triste, y no me asombra que una persona tan sensible como tu haya percibido esa distancia…las conidiciones del cuadro no fueron las típicas y mas tratandose de una niña..gracias por tu valiosa informacion…sigue creando artista!

12 febrero, 2012 (14:57h) (Responder )
María López-Linares dijo:

Hola Emma, me alegro mucho te guste la historia de Bia, muchas gracias por tu comentario;-)

12 febrero, 2012 (18:05h) (Responder )
Isabel Martín dijo:

Ahora entiendo la inexpresividad del rostro de Bia. En la pintura posee una mirada vacía y fria inusual en una niña de 5 años, ya entiendo por qué es así. Bia, a pesar de tenerlo todo(dinero, caprichos, un buen hogar y compañía), carecía de lo más imporrtante: el amor de una madre y la cercanía diaria de un padre. El intento de Cosme I por mantener viva a su hija tras su muerte, a través de la pintura me parece boníto, algo escalofriante y muy triste a la vez. Es como querer mantenerla cerca, cuando en vida la había mandado lejos ( a vivir con su abuela). Que lástima.
María narras las cosas con una dulzura y emotividad increibles, me encanta. Soy adicta a tu web. Un besito.

1 mayo, 2012 (12:05h) (Responder )
María López-Linares dijo:

Hola Isabel¡¡
Qué razón tienes al decir que Bia a pesar de tenerlo todo, seguramente no sería una niña feliz..
Te estoy muy agradecida por tus cariñosas palabras, y te agradezco que nos sigas con tanto entusiasmo !!!
Un besazo

1 mayo, 2012 (13:30h) (Responder )

María me he quedado impresionada con la historia y cómo la relatas, disfruto leyéndote, aunque la historia sea tan triste como en este caso.
Lo que he visto en esa mirada es la sensación de una alegría contenida, como si quisiera recuperar su padre algo de vida y de alegría ya perdida de su hija, y Bronzino supo interpretarlo, pero manifestando al mismo tiempo tristeza en su mirada sumándole es desgraciadamente tan evidente. Aún vistiéndola con lo más hermoso, y curiosamente de blanco, con tantos y buenos significados, (aquí también tiene el significado de la pureza de los inocentes que no han vivido y el vacío de los muertos) . El retrato tiene una belleza extraordinaria, pero impresiona la sensación de melancolía.

Gracias María una vez más por darnos a conocer tantos detalles de la historia y con tanta sensibilidad.

Un besazo

1 mayo, 2012 (20:32h) (Responder )
María López-Linares dijo:

Hola Mariló, mil gracias por tus palabras. Me has emocionado…
Es cierto lo que dices, impresiona la sensación de melancolía que trasmite Bia. Es una historia de lo más triste pero no quería dejar de contarla en el Blog, me pareció sorprendente
Espero que podamos conocernos pronto, tenemos mucho de que hablar ;-))
Un besazo

1 mayo, 2012 (20:41h) (Responder )

Me parece un retrato increíble la mirada de la niña que parece que te quiere hablar, esa mirada que transmite tristeza y a la vez serenidad y calma, una paz inigualable que logro proyectar con este cuadro al terminar de leer la historia de Bia pude entender que ese semblante de tranquilidad extrema solo lo puede proyectar un ángel y sin duda ella lo era al morir a tan corta edad.

2 mayo, 2012 (15:47h) (Responder )
María López-Linares dijo:

Hola Gabriela,
Muchas gracias por el comentario y por cierto tienes un blog muy chulo¡¡
Un besazo

2 mayo, 2012 (16:54h) (Responder )
Esther dijo:

María, eres una gran escritora. Tienes una sensibilidad enorme y una gran capacidad para comunicar lo que sientes. Muchas gracias por hacernos sentir y pensar. Considero tu blog el hallazgo del año
Con afecto
Esther

14 mayo, 2012 (7:33h) (Responder )
María López-Linares dijo:

Hola Esther¡¡
Muchísimas gracias por tus palabras,me alegro infitito que disfrutes con mis pequeñas historias.
La histrora de Bia es bastante impactante.
Un afectuoso saludo,
María

14 mayo, 2012 (9:38h) (Responder )

Como todas las pasiones de los Medicci.Tubo esta un triste fin .Esta hija era fruto de esta pasión.

29 mayo, 2012 (15:39h) (Responder )
María dijo:

Impresionante cuadro e impactante historia.
Estuve ne Florencia hace unos años… NO conocía la obra del maestro Bronzino, me encantó…veía retratos y reconocia todos los suyos (espectaculares) … todavia al recordarlo me dan escalofrios…paseaba entre los pasillos de la galleria uffizzi… buff… compré láminas y tambien un libro de su obra!!!
Sólo conocia parte de la historia de Bia… mil gracias por hacermela llegar.
Maravilloso blog. Te seguiré de cerca y encantada de encontrarte.
Saludos.

14 junio, 2012 (11:32h) (Responder )
María López-Linares dijo:

¡¡¡Bienvenida María!!!
Nuestro espacio Vintage esta encantado de recibirte, muchas gracias por tus palabras y por tu comentario.
Esperamos no defraudarte,
Un saludo
María

14 junio, 2012 (11:43h) (Responder )

Me parece un cuadro precioso.La seriedad
de la niña,hace que aparente ser adulta.
Los pendientes ideales.

6 mayo, 2016 (22:25h) (Responder )
María López-Linares dijo:

Totalmente de acuerdo Carmen, a mi también me encanta este cuadro.
Muchas gracias por pasarte por el blog.

9 mayo, 2016 (10:49h) (Responder )

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *