Vintage Style • Mi Diccionario Vintage

“Diccionario Vintage: Con la C de Chien Collar (Gargantillas)”

22 octubre, 2020

Hoy vamos a hablar de la deslumbrante historia de las gargantillas. También conocidas como chien collar, una joya que jamás pasa de moda. Una gargantilla no es más que un collar ajustado que se lleva alrededor del cuello. Esta pieza, es conocida con diferentes y peculiares nombres en distintos idiomas. En francés, por ejemplo, se la conoce como “chien collar” (que traducido significa collar de perro), y en inglés como “dog collars” o “chokers”, que su traducción sería algo que nos ahoga. 

Antiguo Egipto y Mesopotamia.

Según los expertos del Museo de Bellas Artes de Joyeria (Jewelry Museum of Fine Arts), las gargantillas han existido durante miles de años. Y han sido utilizadas por las civilizaciones más antiguas del mundo, como son el Antiguo Egipto, que consideraba que estas piezas tenían poder especial y protector. O los sumerios en Mesopotamia, que solían llevar las gargantillas de oro. 

Las gargantillas en La Revolución Francesa. 

En la época de la Revolución Francesa, las gargantillas fueron un icono. Las francesas expatriadas llevaban cintas rojas alrededor del cuello como forma de rendir homenaje a aquellos que habían perdido la vida en la guillotina. Fueron tantas las mujeres que llevaban estas gargantillas que, en esta época, se pusieron muy de moda.

Epoca Victoriana. 

Durante la época Victoriana, la mayoría de reinas llevaban gargantillas y collares muy ajustados al cuello. Pero si hubo una mujer que destacó más que otras en su gusto por la joyería, esta fue Alexandra de Dinamarca. 

Se dice que Alexandra tenía una cicatriz bastante grande en el cuello, debido a una operación de tiroides a la que se tuvo que someter. Y es por esto, que la princesa (que después se convirtió en reina consorte del Reino Unido) siempre utilizaba grandes collares y gargantillas con el objetivo de que nadie pudiera ver su cicatriz.  Desde entonces, la gargantilla se convirtió en una moda imprescindible entre la aristocracia durante décadas. 

Pero no todo el mundo podía permitirse los caros collares y gargantillas hechos de oro y diamantes que lucía la alta sociedad de la época. Aunque esto no impidió que las clases más humildes utilizaran y crearan sus propias gargantillas. ¿Cómo hacían esto? Muy sencillo. Las mujeres usaban broches y colgantes más modestos en piezas de terciopelo que también servían como gargantilla y os tengo que reconocer que a mí me gustan infinitamente más. 

Siglos XX y XXI

Desde la época Victoriana al Siglo XX hubo una época en la que las gargantillas no estuvieron tan de moda. Haciendo una reaparición espectacular alrededor de 1940. Durante estos años se pusieron muy de moda las gargantillas de encaje, cinta, terciopelo, perlas y diamantes.

En los años 70 volvieron a ponerse muy de moda, pero esta vez no solo entre mujeres. Los hombres comenzaron a llevarlas también. Se convirtio en un elemento de moda unisex y celebridades del momento como Mick Jagger, Jimi Hendrix o Elvis Presley las utilizaban constantemente.  

En los 90 volvieron a ser un accesorio indispensable, estuvieron tan de moda que prácticamente todas las chicas llevaban uno. Los había de todos los materiales y formas. Uno de los mas conocidos fue “la gargantilla tatuaje”. Era aquella pieza hecha de plastico negro (y de colores) entrelazada que simulaba una especie de tribal. Pero tambien los sencillos hechos con una tira de terciopelo negro y algun abalorio o pieza decorativa, exactamente igual que lo llevaron en la epoca Victoriana. Multitud de cantantes y actrices famosas de esta época los llevaban también. 

Gargantillas en la actualidad

A día de hoy, las gargantillas siguen siendo una pieza muy de moda y muy utilizada en la sociedad. Es fascinante saber cómo surgieron las gargantillas hace unos 500 años y cómo han ido cambiado a lo largo de los años. Pero siempre se han mantenido como un icono de moda y estilo. 

Bibliografía:

https://www.fashionologiahistoriana.com

https://www.goldenagebeads.com

https://www.bustle.com/

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.