General

“Las bodas de Marilyn Monroe”

30 septiembre, 2020

La primera boda, de las tres que tuvo Marilyn Monroe, por ese entonces aún conocida por su nombre de pila: Norma Jean Baker, fue en 1942. Ella tenía tan solo 16 años. Se casó con su vecino James Dougherty al que conoció de una forma muy curiosa. 

La madre de Marilyn, Gladys, tenía problemas psicológicos y pasó mucho tiempo en hospitales psiquiátricos, dejando a su hija en casas de acogida. Después de pasar por diferentes casas de acogida, su vecina Grace Goddard y su marido decidieron que fuera a vivir a su casa con ellos. Tenían la intención de mudarse a otra ciudad. El matrimonio tenía un hijo: James Dougherty. Se dieron cuenta que no podían mudarse con Marilyn puesto que era menor de edad. A no ser que se casara con su hijo James. 

Por eso, en 1942, la pareja se casó. James Dougherty dijo en una entrevista: “Decidimos casarnos para evitar que volviera a un hogar de acogida, pero estábamos enamorados”. Marilyn lució un sencillo vestido de novia de encaje bordado con mangas largas y velo de tul, en sus manos un gran ramos de flores tan de moda por ese entonces.

Foto: Rare Historical Photos

Vivieron unos años muy felices hasta que, durante la II Guerra Mundial, James se inscribió en el ejército. Fue destinado fuera del país y la pareja no aguantó la distancia. Además, mientras su marido estaba fuera, Marilyn firmó un contrato con Fox para trabajar como modelo. El contrato le exigía no estar casada y así se lo hizo saber a su marido, con la intención de divorciarse, pero permanecer juntos. Algo que James no aceptó, llegando el divorcio de la pareja cuatro años después de boda.  

Su segundo matrimonio fue en 1954, cuando se casó con Joe Dimaggio. Años atrás, Joe había sido nombrado el mejor jugador de béisbol de todos los tiempos. La pareja se conoció en 1952, coincidiendo con el fin de su carrera: se acababa de retirar del béisbol. Al contrario que la de Monroe, que en aquel momento era una actriz muy prometedora. 

Se conocieron a través de un amigo en común, al que Joe le pidió que le concertara una cita con la actriz. A Marilyn le sorprendió mucho Dimaggio, llegando a decir que “Esperaba un tipo deportivo llamativo de Nueva York y en su lugar conocí a este tipo reservado que no intentó besarme de inmediato”

Empezaron a conocerse en la distancia: Marilyn vivía en la costa Oeste de EEUU y Dimaggio en la costa Este. Decidieron que debían casarse, aunque sabían que no sería un matrimonio fácil por la distancia. En 1954, se casaron en el Ayuntamiento de San Francisco. En esta ocasión, Marilyn optó por un discreto traje de falda marrón chocolate. El traje era recatado y presentaba un bonito cuello Peter Pan de piel blanca y un detalle de botones. Días después, Joe tenía que viajar a Japón por trabajo, así que Marilyn viajó con él, haciendo del viaje su luna de miel.

Foto: Mondadori via Getty Images

Los viajes continuaron, y la carrera de Marilyn no dejaba de brillar. Su marido comenzó a estar muy celoso de sus escenas en el cine. La quería solo para él y quiso alejarla de Hollywood sin éxito. Nueve meses después de su boda, el matrimonio se divorcio. Para Joe, Marilyn fue el amor de su vida y no se volvió a casar. Además, permaneció junto a su ex mujer durante los peores momentos de su vida. Cuando ella murió, Joe lo pasó francamente mal y siempre visitó su tumba dejandole rosas tres veces por semana. 

En 1956, Marilyn se casó con el aclamado dramaturgo Arthur Miller, convirtiéndose en su matrimonio más largo. Se conocieron años antes, pero no fue hasta 1955 que se reencontraron, y comenzaron a tener un affaire, ya que, Arthur en ese momento estaba casado. Fue en este momento que Marilyn comenzaba a ser muy famosa y seguida por las cámaras, por lo que la pareja no pudo mantener su relación en secreto más tiempo. Arthur Miller se divorcio de su mujer para casarse en secreto con Marilyn. 

En esta ocasión, Marilyn optó por un vestido ceñido y escotado, muy de su estilo. Lo combinó con un tocado en forma de velo que le cubría parcialmente el rostro.

Foto: Pixshark

Vivieron años de felicidad pero también tuvieron muchos problemas. Arthur entendía muy bien a Marilyn, pero llegó un momento en que no pudo soportar más los problemas de la actriz y su curiosa personalidad. Además, ella acabó decepcionada con algunas actitudes del dramaturgo. Por lo que, fue en 1960 que ambos se divorciaron.   

La actriz nunca volvió a casarse, aunque sí se le conocieron diferentes parejas.

Tres bodas y tres trajes bien diferentes, creo que me quedo con el tercero, me parece el más coqueto y el que más identifico con la personalidad de la actriz, y a ti ¿cuál te gusta más? 

Bibliografía:

https://www.biography.com

https://rarehistoricalphotos.com 

https://www.biography.com/news

 

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *