General

“La ilegible caligrafía de Agatha Christie”

16 septiembre, 2020

Agatha Christie nació en una familia de clase media en 1890 en Torquay, al Suroeste de Inglaterra. Su padre, americano de nacimiento, decidió que estudiara desde casa, en lugar de ir al colegio, algo poco común en la Inglaterra de la época. Su madre, era una excelente narradora de novelas, y no quería que Agatha aprendiera a leer antes de los ocho años. Suponemos, que preferiría ser ella quien le contara las historias. Pero Agatha, al pasar tanto tiempo en casa, aprendió a leer sola a los cinco años. Comenzó a leer numerosas historias infantiles, con las que desarrolló su creatividad: tenía amigos imaginarios, jugaba con los animales y empezó a escribir pequeños poemas desde muy niña. 

No fue hasta que estalló la I Guerra Mundial que Christie empezó a escribir sus novelas policiacas. Todo empezó por una apuesta que hizo con su hermana Madge, que era incapaz de escribir una buena historia de detectives. En ese momento, Agatha había empezado un nuevo trabajo en el Hospital de Torquay como dispensadora de fármacos. Este trabajo le aburría un poco, por lo que decidió aceptar la apuesta de su hermana y escribió su primera novela: “The Mysterious Affair at Styles”.

Después de la guerra, Agatha continuó escribiendo, experimentando con diferentes tipos de historias de misterio y suspense. 

Más tarde recordó que en su familia la conocían como “la lenta”. Escribir y deletrear siempre le resultó increíblemente difícil. De hecho, ella misma admitió haber sido una “muy mala ortográfica” toda su vida.

Agatha Christie padecía disgrafía

No fue hasta la muerte de su hija, en 2004, que este secreto salió a la luz. Con su muerte, todos los escritos personales de su madre se revelaron al mundo. En ellos se puede ver la pésima caligrafía de la escritora y su dificultad para entender los textos. Resulta, que Agatha Christie padecía disgrafía: una enfermedad que produce una gran dificultad para coordinar los músculos de las manos. Por lo que escribir se convierte en una ardua tarea.

Pero esto nunca frenó a la conocida escritora que, viéndose incapaz de ser ella misma quien escribía sus historias, decidió dictarle a una tercera persona. Una vez, Agatha dijo: “I have learnt that I am me, that I can do the things that, as one might put it, me can do, but I cannot do the things that me would like to do.”, es decir, “He aprendido que yo soy yo, y que puedo hacer las cosas que, como podría decirse, puedo hacer, pero no puedo hacer las cosas que me gustaría hacer”. Se dice que podría estarse refiriendo a su, en ese momento, desconocida disgrafía. 

Aun con esto, las novelas de Agatha Christie son famosas mundialmente. Habiendo vendido millones de copias. Además, se han traducido a más de cien idiomas. 

Sin duda, nos ha dejado un gran legado y después de conocer sus dificultades también nos ha dado una gran lección de superación personal.

Bibliografía:

https://www.agathachristie.com

http://bohemia.cu/

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *