Historia • El Renacimiento

“Magdalena Strozzi”

30 mayo, 2014

Ritratto_di_maddalena_strozzi

Magdalena Strozzi era la esposa de un rico comerciante y mecenas de Florencia, AgnoloDoni, y este singular retrato, realizado por Rafael hacia 1506, parece que fue un encargo del Agnolo Doni con motivo de su unión matrimonial o del nacimiento de su primer hijo, encargo que se realizará en forma de díptico para que los dos quedaran unidos para siempre por un juego de bisagras. Las últimas investigaciones de las tablas indican que fueron tomadas del mismo árbol y pintadas hacia 1506.

La obra se asemeja bastante a la que realizara Leonardo Da Vinci de su “La Mona Lisa”. Dicen que la obra de da Vinci fue la gran inspiración de Rafael a la hora de inmortalizar a Magdalena Strozzi, lo que se evidencia comparando ambos retratos donde las similitudes son más que notables.

La joven aparece vestida con un enorme, escote como era usual en la época, y con unas enormes mangas desmontables en damasco azul. Se encuentra colocada delante de un típico paisaje toscano como la Mona Lisa, y con la misma postura en manos y cuerpo.

Magdalena Strozzi

La gran diferencia con la obra de Da Vinci es que Magdalena aparece ataviada con sus mejores joyas: un precioso colgante con una enorme perla irregular y tres piedras de diferentes tonalidades, cada una indicando algo muy especial. La esmeralda recuerda la castidad de Magdalena, el rubí la intensidad de su persona, el zafiro la pureza y la perla la fidelidad.  Esta es la pieza que se clavó en mi retina y que busqué por varios talleres florentinos, hasta dar con un artesano que la realizara lo más exacta posible. Y, justamente, eso es lo que hoy os traigo hasta aquí: ese sencillo colgante que tiene tanta historia detrás y que tantas cosas nos transmite con su diseño y sus colores.

Magdalena también  porta un sencillo collar, que parece de cuentas de azabache, y que nos recuerda al que luciera “La Dama del Armiño”, obra de la que os hablé hace ya meses.

El trabajo quedó en poder de los descendientes de la familia Donia, hasta que en 1826 fueron comprados por el Gran Duque de Toscana, Leopoldo II de Lorena, y así llegaron a formar parte de las colecciones del Palacio Pitti.

La obra original puede verse en el Palazzo Pitti de Florencia.

Yo hoy os traigo esta delicada copia de la joya que luciera Magdalena Strozzi allá por 1506. Espero que os guste.

_DSC7239

 

 

 

 

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *