Historia • Los locos años 20

“La Historia de un perfume Icono: Chanel nº 5”

19 Junio, 2017

Cuando hablamos del “Nº 5” no solo hablamos de un perfume, hablamos de historia y de una de las fragancias femeninas por excelencia.

En 1921, Coco Chanel era ya una diseñadora de moda con fama mundial. Contaba con boutiques en Paris, Deauville y Biarritz; poseía una de las villas más maravillosas del sur de Francia; conducía su propio Rolls Royce azul y había conseguido cambiar la imagen de la mujer con sus novedosos modelos.

Una imagen de mujer elegante, femenina y moderna, pero aún no había creado una fragancia que representara y materializara las inquietudes de esta nueva fémina.

Los perfumes que había en el mercado no eran de su agrado. En su mayoría eran perfumes monoflorales que no expresaban para nada la personalidad de la mujer Chanel.

Fue entonces cuando decidió crear su perfume. Un perfume sofisticado, a la vez que fresco, suave y limpio como el olor a jabón que recordaba de su niñez.

Durante  unas vacaciones de verano en la Costa Azul, escuchó hablar de un perfumista  llamado Ernest Beaux que había trabajado para la familia real rusa y vivía cerca, en Grasse, el centro de la industria de la perfumería.

Coco se presentó a verle con su proyecto en las manos, y Beaux aceptó el desafío. Le tomó varios meses dar con la nueva fragancia, pero logró diez muestras y se las presentó a Chanel.

Ella eligió el nº 5 porque contenía esencias de naranjo, jazmín, rosa, madera de sándalo, y vainilla, … entre otros, y porque la fragancia le recordaban a los campos del sur de Francia donde trascurrió su infancia.

A este nº 5, Beaux le había añadido un componente orgánico desconocido (entonces) llamado aldehído, que fijaba e intensificaba las notas olfativas florales sin necesidad de añadir más esencias. Oliendo su perfume dijo: ”Era lo que estaba esperando. Un perfume único. Un perfume de mujer con esencia de mujer”.

Este perfume requería de un envase especial, único, elegante y de líneas sencillas, totalmente opuesto a los envases barrocos de la época. Para ello se creó el frasco de perfume perfecto, que se convirtió en una de las características e imagen del mismo perfume. El primer modelo tenía los bordes redondeados, y en 1924 se cambió para hacerlo más resistente, minimalista y sencillo.

Chanel se puso manos a la obra para promocionar su perfume. En los inicios regaló algunos frascos a sus mejores clientas, y rociaba con él alguno de los salones de la Casa Chanel. El perfume fue tan exitoso que pasó a ser un perfume exclusivo para las clientas de Chanel.

En abril de 1924 se fundó la sociedad “Les Parfums Chanel”. A partir de ese momento comenzaría a comercializarse el perfume por todo el mundo. El  Nº 5 se convirtió en el perfume del siglo XX. Algunos especialistas coinciden en afirmar que existe un antes y un después del Nº 5 en la historia de la perfumería.

Chanel Nº 5 se identificó con el lujo y la elegancia, con la delicadeza de la mujer, con la seducción conquistadora, hasta tal punto que al final de la II Guerra Mundial los soldados americanos hacían interminables colas en la boutique de París, para comprar un frasco del Nº 5 para sus novias y esposas.

Sus aires de modernidad serían reconocidos por todas las mujeres de la época. Tanto es así, que la estrella de cine Marilyn Monroe tras preguntarle un periodista que se ponía para dormir, respondería: “Unas gotas de Nº5…”

Imágenes y Biografía

Inside Chanel

Pinterest

Chanel.com

Video

Campañas

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *